Share

Vulebard: "Intentamos recorrer todos los estados de ánimo del ser humano"

El conjunto de rock presenta su potente e interesante álbum debut, "La tinta de los males"

"Desde su creación, fue un fiel reflejo de años difíciles en el mundo, momentos de paz y guerras interiores, experimentación personal y sonora que llevó al grupo a plasmar las ocho piezas que conforman el LP", describe Guido Tiriduzzi (voz, bajo y sintetizadores).

¿Lo consideran un álbum conceptual?

La idea de álbum conceptual es algo que se fue dando de a pequeños pasos, cuando empezamos a notar que una canción con la otra compartía una esencia al escuchar de corrido. Así sucedió con la mayor parte del disco. La industria de la música fluctúa en el tiempo. Hoy nos encontramos en épocas de lo efímero y pasajero, de compartir músicas en formato single, que es algo que también hacemos y de ninguna manera renegamos. Algo hay de que Vulebard es enroscado. También eso nos llevó a hacer algo tan poco convencional a lo que estamos acostumbrados. Intentamos recorrer todos los estados de ánimo del ser humano y brindar un viaje sonoro de comienzo a fin.

¿A qué le canta Vulebard?

Si bien Vulebard es una banda que suele expresarse mucho desde lo instrumental, las canciones cuentan historias que van desde: la experimentación en las sierras cordobesas, amor nostálgico, virtualidad, convivencias atormentadas, alienación del hombre en lo suburbano y social, introspección en el interior de cada uno, y también momentos de delirios nocturnos.

Si bien es un primer larga duración, ya habían sacado un EP en 2017, ¿en qué sienten que se diferencia con aquel material y en qué cosas piensan que han evolucionado como banda?

El primer EP fue grabado en 2016, en ese momento la banda era un cuarteto. Recién en 2014 Tomi, Seba y yo nos estábamos egresando de la escuela secundaria. Por lo tanto, las canciones nos remiten mucho a épocas adolescentes que recordamos con mucho afecto y tiene la magia de ser nuestro primer material. Maduramos mucho. Nos nutrimos de muchas nuevas músicas y géneros, y las experiencias en la vida nos llevaron a buscar nuestra impronta en el mundo de la música. La incorporación de Ale en teclados, en 2017, fue un cambio de aire alucinante, e hizo que la banda explote más aún las partes instrumentales y las zapadas, que es un factor determinante tanto en el vivo como en estudio.

Este nuevo disco lo grabaron tocando todos juntos en el estudio, ¿se sintieron cómodos con esta forma de trabajo?

Grabar la mayor parte del álbum en simultáneo es una experiencia única, se manejan unos niveles de adrenalina y nerviosismo total. Por eso es indispensable contar con meses de ensayo para poder hacerlo. En ese momento estás materializando lo que, en mucho tiempo, con sacrificio, fuiste trabajando. De esta manera, la banda busca mantener las formas más puristas y orgánicas a la hora de interactuar musicalmente.

¿Lo repetirían en un próximo álbum?

Claro que pensamos en seguir por este camino en cuanto a la grabación de nuevo material. Creemos que la dinámica que se da, cuando la música es tocada de manera colectiva y sincrónica, es como un diálogo que trasciende tiempos y formas, donde todos estamos hablando el mismo idioma.

¿Cuáles son los siguientes planes en la agenda de Vulebard?

En este momento nos encontramos en la organización de la presentación oficial del disco, que va a ser lo más parecido que podamos a una obra de teatro. Además, buscamos continuar subiendo contenido audiovisual, y preparando nuevas canciones frescas.