Share

Una aventura sensual y fluvial

¿Es posible imaginar la cuenca del Plata como un amplio estuario psicodélico? Redoblando la apuesta con un título polémico, Alfonso Barbieri creó un mapa de referencias alucinadas, una mágica apelación a barrer géneros y cantarle al lecho de todas las cosas desde un sacado torbellino sensual. El ex lider de Los Cocineros, dibujante blasfemo y cancionista de choque, reúne un elenco variado para su aventura erótico-fluvial: Graciela Borges recita a Woody Allen (“Can tautor medieval”), Adrián Dárgelos evoca el romanticismo adiposo de Los Angeles Negros (“Amor por ti”) y Palo Pandolfo se sube al trip de un chama mé sanador (“Renacer”). A no desconfiar de los valses voladores y los teclados de fantasía, nada más alejado del tan temido pastiche, Barbieri bate la mezcla y surgen melodías para abrazar a extraños (“Humores orgánicos”) o recuperar a Giorgio Moroder (“Medianoche”).