Share

Sebastián Volco: "estamos en un manicomio que vuela por la galaxia"

El músico y compositor argentino radicado en Francia, reconocido como mentor de la rockera Orquesta Metafísica y del dúo de tango con el bandoneonista Pablo Gignoli, acaba de lanzar su primer disco de solo piano "Living Inside".

El músico y compositor argentino radicado en Francia Sebastián Volco, reconocido como mentor de la rockera Orquesta Metafísica y del dúo de tango con el bandoneonista Pablo Gignoli, acaba de lanzar su primer disco de solo piano “Living Inside” que, advierte, anticipó el mundo en pandemia y que observa como “un manicomio que vuela por la galaxia”.

“Es imposible no ponerse a filosofar, imaginarse futuros, no recordar bien el pasado, ponerse muy pesimista por momentos. La manera en que la civilización esta organizada me parece una locura y nos arrastra a volvernos cada vez mas locos y a ser cada vez mas estúpidos”, describe Volco durante una entrevista con Télam.

En esa cuerda, el multiinstrumentista apunta que “Living Inside” “le puso banda sonora a mi mundo pandémico por un tiempo. Es algo personal, pero es posible que este clima introspectivo y de soledad, con la tapa que hizo Lola García Garrido donde un pájaro tropical aparece volando en un clima frío y vacío sea una posible postal de este mundo nuevo que pareciera venir para quedarse de una manera u otra”.

El artista que lleva unos siete años en Francia cuenta que ahora vive “en las afueras de París, en un pueblo mucho más tranquilo que se llama Saint Germain-en-Laye, que es donde nació (Claude) Debussy”, y sobre su labor profesional allí revela que “el grueso del trabajo como músico performático está en las provincias y en otros países”.

En ese movimiento previo al coronavirus, en febrero pasado presentó en Buenos Aires "The Volco Experience" junto a Pat Coria, Fernando Samalea, Mariano Malamud y Michelle Bliman una revisión de la Orquesta Metafísica, sus discos de rock, versiones de su álbum “Civilización Demonio”, canciones, nuevas composiciones instrumentales, música electrónica y otros experimentos.

¿Qué significa “Living Inside” en tu camino artístico?

Sebastián Volco: Lo siento como volver a conectarme con mi fuente interior y a cómo se inició mi relación con la música, que fue tocando el piano solo. Artísticamente necesitaba hacer algo en donde pudiera ser independiente con un repertorio en donde expongo mi corazón sin artificios.

“Living Inside” se trata de una obra instrumental con una gran carga expresiva. ¿Los temas nacieron de ese modo o alguno pedía letra y quizás la tiene aunque no aparezca en este disco?

SV: Buena observación, justamente varios de estos temas son canciones que por algún motivo quedaron fuera de otros discos a lo largo del tiempo y los retomé aquí de manera instrumental. Mi manera de encararlos fue así; si bien no hay una voz c un texto, hay poesía.

¿Cómo lo considerás en relación a tus anteriores experiencias musicales? ¿Un recreo, una ruptura, una continuidad posible?

SV: Lo considero como esas tres cosas. Lo pensé un poco como un recreo en medio de otros proyectos mucho mas ambiciosos en los que estoy metido, y al mismo tiempo resultó ser una ruptura con todos esos proyectos. Sumado al momento en el que estamos viviendo, consolidar una forma de expresión independiente de estructuras humanas y técnicas mas complejas, lo veo como una puerta que se abrió y que deseo continuar.

Más allá de la libertad que trasunta tu andar ¿Te considerás más arraigado a un sonido, a una determinada estética musical?

SV: Siento que sí. Pero no lo reconozco como una estética, sino más bien como un clima, un modo o una temática que no puedo dejar de profundizar. La música para mí es un lenguaje para comunicarme con el milagro de la vida y el misterio de la existencia. Y con los años fui consolidando un sonido que responde a mi manera personal de relacionarme con la música.

Al respecto, ¿podés contar brevemente en qué andás con la Orquesta Metafísica y con el dúo con el bandoneonista Pablo Gignoli?

SV: Con el dúo con Pablo estamos terminando de mezclar un segundo álbum que cuenta con la participación de Fernando Samalea en batería y percusión y ademas del piano y el fuelle trabajamos con algunos teclados y sonidos electrónicos alejándonos un poquito del tango y acercándonos a un publico mas amplio. Además el repertorio del disco tiene temas de Gardel, Bowie, Spinetta, El Cuchi Leguizamon, Queen… Con la Orquesta Metafísica, luego de editar y presentar en París nuestro álbum “Hipnotizados”, nos vimos forzados a parar. Lo ambicioso del proyecto en términos técnicos, artísticos y logísticos, sumado a vivir en diferentes países con mi socio metafísico Sebastian Rosenfeldt (que vive en Barcelona) hizo muy difícil mantener una continuidad. Fueron 10 años de trabajo, giras, autoproducciones mesiánicas, coproducciones, muchísimas aventuras y dos discos que son una fotografía de la locura del siglo XX. Me siento muy orgulloso de todo ese trabajo.

¿Qué proyectos tenés en mente para cuando pase este largo período?

SV: Además de seguir trabajando con el dúo Volco & Gignoli, estoy terminando un nuevo álbum solista en la línea de la Orquesta Metafísica pero con una producción más rockera y electrónica en donde toco la mayoría de los instrumentos. Si el mundo futuro lo permite me gustaría hacer un espectáculo con orquesta sinfónica, electrónica, rock y fuegos artificiales. ¡Una celebración de la vida a todo trapo!