Share

Mansibal: "La improvisación siempre tiene su lugar"

El conjunto de Castelar presenta su segundo disco, "Mandrágora", una obra conceptual donde exploran un sonido más eléctrico, progresivo y metálico, con la introducción de instrumentos diferentes como sintes y arreglos de vientos, así como pedales y sonidos de ambiente.

El proceso de grabación de "Mandrágora" se realizó dentro de una casa en la cual los integrantes de Mansibal convivieron durante dos semanas realizando la mayor parte de la producción en vivo y buscando un sonido orgánico y fluido.

"Así es como también se generaron situaciones imprevistas en el momento de grabación, dándole un lugar importante a la espontaneidad e improvisación –describe su bajista Tomás Bracchitta-. Este modo de composición genera un ambiente que propicia la progresividad".

Es un material mucho más experimental que el anterior, ¿tenían eso como objetivo o se dio de forma natural?

Sí y sí. Las canciones que componen el disco fueron creadas en dos tiempos. Por un lado, al momento de grabarlas, ya eran canciones "viejas": tenían su historia, habían sido creadas hace tiempo. Al momento de crearlas, queríamos expresar otro sonido y otra intención respecto al disco anterior, ya que buscábamos un sonido más experimental. Sin embargo, en el momento de grabarlas, se dio de modo natural la definición del sonido. Fueron redefinidas por la espontaneidad de la situación: nos encerramos dos semanas en una casa a grabar todos los días, dándole su propio tiempo al disco y permitiéndonos jugar sobre él.

En tiempos de simples y de playlist aleatorias, ¿qué los motivó a sacar un álbum conceptual y de casi una hora de duración?

Por un lado, el cerrar una etapa con estas canciones. Llegamos al momento de grabación con la idea de grabar cuatro temas. Sin embargo, el espacio del jugar nos llevó a grabar más e hilarlo de otra manera. El "disco conceptual" no fue algo ya plasmado y pensado en ese momento, sino que fue en la grabación donde empezó a darse. Esto fue viable ya que, en esta nueva etapa, dentro del equipo técnico estaban presentes nuevas figuras que posibilitaron este fluir y que luego le darían forma. Estaba Bandrio (ingeniero sonoro) ocupándose de que las distintas situaciones que pudieran aparecer dentro de la sala, sean captadas y grabadas. La post producción nos dio un desarrollo final, redondeando y redoblando el concepto. Fue en la etapa pandémica, con muchas reuniones de videollamadas, donde definir los detalles nos llevó a redefinir los nombres y el orden de los temas, así terminando de darle su concepto.

Supongo que por su "locura" y el vuelo sonoro que hay en este disco, deben ser grandes las ganas de tocarlo en vivo, ¿cómo imaginan esa vuelta a los escenarios con estas canciones? ¿Habría más tiempo para la improvisación en un show?

La verdad que tenemos muchas ganas. Sacamos el álbum y estamos a la espera de darle su merecida presentación. El reencuentro va a ser majestuoso y gratificante, ya que tenemos muchas ganas de juntarnos a tocar, y de experimentar el vivo. De todos modos, aunque el disco acaba de salir, ya queremos tocar otras canciones que están en el tintero. Así que tenemos ganas de generar un show híbrido, presentando otras cosas y dándole un lugar mucho más fuerte a lo visual. Claramente, la improvisación siempre tiene su lugar, es parte de nuestra forma de presentarnos.