Share

Fusilarnos, la salida autodestructiva que propone Sabot

En un mundo que parece estar terminando, la banda Sabot lanza "Fusilarnos", una nueva canción con un inquietante mensaje que invita a deshacernos para volver a ser.


Sabot, a orillas del Lácar. Foto: Mad Rabbits

Apocalipsis. Un futuro inquietante, un pasado que se añora, y un presente de aislamiento. En este contexto, Sabot estrena "Fusilarnos", un nuevo tema grabado y filmado de forma acústica a orillas del Lago Lácar, en San Martín de los Andes. Con una cuarentena agitada, cargada de lanzamientos, siendo el último "De mí" -una reversión exótica del clásico de Charly- la banda oriunda de Zona Oeste publica "Fusilarnos", que sugiere desde lo lírico una suerte de descomposición colectiva a modo de síntesis o retorno superador.

De melodía pegadiza, la canción no sólo propone una transformación desde lo metafórico, sino desde lo tangible: supone un giro musical para el grupo, de un "algo" que ya estaba latente en ellos y que se materializa a través de este sencillo, a partir de una melodía cuasi pop que deja silbando. "En múltiples sentidos, 'Fusilarnos' representa la inminente bisagra de época, dos momentos que se entrelazan cual discontinuidad entre un ocaso y su resurgir", contó Leu, guitarrista de Sabot. Y es que, en definitiva, toda nueva condición supone una autodestrucción de un algo existente.

¿Por qué definen a Sabot como una forma oculta de protesta?

Según cuentan algunas fábulas y relatos, la palabra "sabotaje" deriva de la palabra francesa "sabot", que es una suerte de "zueco" de madera que trabajadores utilizaban para dañar las máquinas e instalaciones en señal de protesta. Esta imagen nos resultó muy impactante allá por el 2013 cuando arrancamos la banda, y decidimos reflotarla para jugar con ella en nuestra música. Desde entonces, la hemos resignificado de diversas formas y sentidos. De alguna manera, las letras y la estética de Sabot tiene un dejo distópico, nostálgico, desconcertante, escéptico sobre lo que vivimos. Concebimos a la música, y en particular al difuso rock, como un acto político. Y no lo decimos en términos necesariamente político-partidarios sino en el sentido más amplio del término.

¿A qué hace referencia "Fusilarnos"? ¿Cuál es el mensaje que quieren transmitir?

Refiere a la autodestrucción de nuestro lado rancio que hace daño a quienes decimos respetar. Es necesario quebrarnos, desarmarnos, descomponerse en partes para volver a ser. "Fusilarnos" es parte de la tarea de repensarnos como personas y colectivamente, una apuesta por renovar las formas de relacionarnos. Simultáneamente, el distanciamiento físico, por sus nuevas condiciones, exige mucho para re escanear, y el sentido original de la canción (grabada a principios de este año) terminó siendo resignificada, casi sin querer, en un claro guiño al aislamiento que estamos atravesando. Este fusilamiento colectivo también es una idea que refleja también las inquietudes de la banda, un camino de nuevas búsquedas de hacer música que estamos encarando.

Recientemente lanzaron el videoclip acústico a orillas del Lago Lácar, en San Martín de los Andes. ¿Por qué la elección de grabarlo allí? ¿Qué significó este viaje para ustedes como banda?

El viaje fue una vivencia inédita para la banda y clave para definir esa unidad. Tocar ocho veces en distintas ciudades, girando por Bariloche, San Martín de los Andes, Epuyén, El Bolsón, Villa La Angostura, Neuquén capital, y conocernos las caras al despertar en cada ciudad, fue inigualable. Antes de arrancar el viaje hacíamos chistes: bueno, o sale mal y se pudre todo o volvemos más fusionados que nunca. La grabación en el lago fue muy especial: consumación de la gira, último día y show en SanMa, clímax de emociones. Con esa intensidad fuimos, bajo justa recomendación, rumbo a la playa de Yuco a fusilarnos. Y fue todo un éxito.

Teníamos el boceto de la canción que fuimos puliendo durante el viaje, y que terminamos de cerrar unos minutos antes de empezar a grabar. Todo lo que se escucha en video fue capturado ahí mismo con dos micrófonos de ambiente, y con ese lago turquesa de fondo que le dio una atmósfera increíble. La idea fue sacarlo de una manera bien fresca y natural, sin agregados de estudio, para que sincronice con ese paisaje inigualable.

Le quemamos la gorra a todos los que estaban en el lago con nosotros ese día, pasamos el tema mil veces. Tanto que cuando estábamos volviendo, en una estación de servicio en el medio de La Pampa, un tipo se nos acerca y nos dice "y, ¿Cómo quedó el video?" - no entendíamos nada, después caímos que el flaco había estado ahí toda la tarde con nosotros escuchándonos. Qué chances había de volver a cruzarnos, ¿no?

¿Cómo aprovechan el confinamiento en cuanto a lo musical?

Fuimos atravesando distintas etapas a lo largo de todos estos meses (que ya casi parecen años). Las primeras semanas fueron extrañas porque esto nos agarró a todos por sorpresa, nadie sabía cuánto duraría ni bajo qué condiciones. Por lo que al principio fue recalcular y re pensar lo que teníamos previsto para este año. Veníamos de presentar "Non tempus" en 2019 y de una intensa gira del verano con lo cual de algún modo este "tiempo en suspenso" nos sirvió para tomar un respiro. Unos días antes de arrancar el aislamiento, con barbijo en boca, terminamos de grabar las últimas escenas del videoclip del tema "Historias" que habíamos arrancado durante la gira y fue lo primero que lanzamos durante la cuarentena.

Luego de ese primer momento de reflexión, le siguió la desesperación por poder canalizar toda la energía musical que de pronto estaba capturada por este encierro. Sacamos un cover de "Té para tres" de Cerati a la distancia, y luego lanzamos una reversión muy particular del clásico de Charly García "De Mí", con una extraña mezcla con los Beatles y Radiohead, que tuvo muy buena llegada. Estos trabajitos a la distancia fueron una suerte de prueba de fuego que nos dio el pie para continuar con la maquetas de los nuevos temas que estábamos pre-produciendo antes de entrar al aislamiento. Y a partir de allí comenzamos a retomar y madurar esas nuevas ideas que se estaban gestando.

A fines de junio salimos con "Fusilarnos", y como era un lanzamiento especial, pensamos en hacer algo diferente. Así fue que craneamos una suerte de falsa entrevista desde nuestro Instagram, en donde vislumbramos con parodia los problemas internos de la banda, y nos fuimos conectando uno a uno los cuatro sabots.

¿Qué planes tienen en mente para cuando finalice el aislamiento?

Estamos produciendo a distancia nuevo material que ya teníamos bastante encaminado. Laburamos unas cuatro canciones que están bastante ideadas. Pero, como no podemos aguantar la manija, una de estas canciones la estamos grabando desde nuestras casas, siguiendo con esta línea de trabajo que venimos explorando, y posiblemente vea la luz en los próximos meses.

Aunque aprendamos a hacer música a distancia, el mayor condimento irremplazable en Sabot es la fuerza y la química grupal del vivo, proximidad física irremplazable, por lo que esperamos con ansias que las condiciones habiliten y ameriten poder volver a juntarnos a tocar. La música es una comunicación que no pide traducción ni admite latencia, vibración in situ.