Share

El Sable de Simón presenta "Simón dice", con Alejandro Dolina

Con 11 canciones y una historia, el álbum conceptual "Simón dice" narra las mutaciones subjetivas que experimenta su personaje, Simón, en contexto del confinamiento pandémico. A partir del relato de lo que experimenta como un espiral panicoso, Simón se confronta con un bucle sinuoso y repetitivo en su propia vida, edulcorada por las miserias del hombre posmoderno. De tal modo, el amor, la muerte, la esclavitud digital, el régimen de la imagen y el consumismo van estructurando una trama en la que se abre una hendija desde donde ver y decir mejor.

"Simón dice" es un disco, un disco entero, completo, conceptual. Una obra que decidió ir a contra época, que necesita de un tiempo distinto, de un encuentro. Un disco que nos propone andar a contramano de las recompensas, aplausos, scrolleos y Me gustas. Un disco que nos invita a parar, respirar y escuchar.

En "Simón dice" El Sable de Simón junto con Alejandro Dolina nos llevan a la experiencia real de la escucha. Nos sumergen en una especie de mutación anímica, en una manera de habitar el tiempo de otra manera, menos enajenada, más propia. Sin brújula, sin lugar, sabiendo que queda poco tiempo, poco aire, poco rock, poco espacio.

El Sable de Simón nace en La Plata en el año 2012. Es una apuesta a la sinergia virtuosa de sus letras y el peso de sus singulares melodías rock. Recupera los legados del rock nacional y ritmos latinoamericanos, para re-inventar una fusión contemporánea a base de micropolitica, psicodelia y armonía plebeya. Este 2021 presentan su cuarto álbum y primer disco conceptual: una obra que recrea una odisea psicoanalítica, con la participación especial de Alejandro Dolina.

Acaban de lanzar su cuarto álbum de estudio, un disco que recrea de alguna manera los cambios que todos atravesamos debido al confinamiento narrado a través de las vivencias de Simón. ¿Cómo surgió la idea de realizar este disco conceptual?

La idea de armar un álbum conceptual es pre-pandémica, pero toma el confinamiento como un momento en el que se agudizan las fracturas existenciales que todos tenemos. Simón es un poco eso: un flaco que, ante la ruptura de los automatismos de la vida cotidiana, se angustia, entra una especie de pánico que lo introduce en un tiempo de ver, de revisar, de no hacerse el boludo con ciertas cosas. Simón es un pedazo de cada uno de nosotros, nos invita a pensar hondo, a cortar con el vértigo diario, escucharse y decir desde otro lugar. Como algunos venimos del palo del psicoanálisis y la literatura, encontramos ahí una potente vía para estructurar un relato y armar el concepto del álbum. Una narración de diferentes momentos de la terapia de Simón. El disco te lleva por esas mutaciones anímicas y existenciales que se desencadenan como efecto de ese gran acontecimiento pandémico: la pérdida de certezas, la falta de brújulas, pero también la recuperación de los legados y la necesidad de una transformación íntima, sensible y colectiva para sobrevivir a este gran naufragio en el que estamos metidos. Lo político hoy es, también, repensar el amor, nuestras relaciones de amistad, el trabajo, el tiempo.

¿Cómo fue su proceso de grabación?

Habíamos tomado la decisión como banda de lograr cierta independencia en el proceso de grabación, edición y mezcla. Fue clave hacernos de algunos fierros para eso, lo que nos generó mejores condiciones de posibilidad para grabar en nuestra sala, optimizar la disponibilidad creativa para maquetear y experimentar sonidos nuevos. Hay canciones como "App" o "Esquizoamor" que son un fiel reflejo de esto que te digo. Todo esto, con el laburo de Facundo Giancanne y Santiago Avila en el feedback de la mezcla fue como un gran salvavidas de sentido para nosotros, un gran cable a tierra en medio de tanto barbijo, alcohol en gel y aislamiento social. Hubo que cruzar esa barrera y encontrar el modo de sostener el delirio de un proyecto de grabación tan ambicioso, volverlo coherente y compartible. Para eso, también fue necesario persuadir, entusiasmar e invitar a otros amigxs que dejaron su huella. Del caos de la pandemia terminamos haciendo un lindo producto que lo tematiza, lo interpela, invita a dar pelea.

A lo largo de las canciones podemos escuchar las intervenciones del escritor, músico y conductor Alejandro Dolina. ¿Por qué la elección de convocarlo para formar parte de esta obra?

La obra tenía prevista la intervención de una voz en off que tuviera una función narrativa, las notas mentales del psicoanalista de Simón, que facilite el armado del guión. Estas intervenciones generan "inversiones dialécticas". Es decir, producen ciertos giros en los posicionamientos de Simón en torno a lo que lo aqueja. Necesitábamos una voz externa a la banda para lograr eso, incluso generacionalmente distinta, con cierta asimetría en relación a los lugares de enunciación. Pensamos en Dolina por la sensibilidad y talento con el que utiliza la voz, sus matices. El Negro Dolina utiliza la voz como un instrumento para jugar con la imaginación. No es nada fácil, pero sabíamos que Dolina lo iba a interpretar mejor que cualquiera. A través de un amigo, Matías Karangenzian, pudimos contactarlo, contarle un poco de que iba la propuesta y un guion con las didascalias para la actuación. Aceptó, como lo hace siempre ante toda oferta amorosa. Además de hacernos morir de risa, lo que grabó quedó estupendo, quedó envuelto por la familiaridad y prestigio de su voz y eleva a "Simón Dice" unos escalones por encima de lo que habríamos imaginado. Una locura.

Ahora que acaban de estrenar material. ¿Qué planes o proyectos tienen para este 2021?

Tomamos la decisión de dejar en pausa la presentación, tal vez hasta junio, no sabemos. Si bien tenemos pensado hacer una gran gira presentando "Simón Dice", entendimos que existe un suelo de incertidumbre muy alto para hacer grandes planes. Tampoco nos entusiasma hacer las cosas por streamming. Al menos por ahora hemos desechado esa posibilidad y estamos craneando una puesta en escena diferente, que recupere lo conceptual del disco, que invite a una experiencia de escucha musical distinta, como el disco. Seguramente lo presentemos en teatros de La Plata, CABA y provincia de Buenos Aires inicialmente, estamos teniendo conversaciones sobre eso. Aunque no vamos a abandonar tan fácilmente los escenarios más descontracturados, el pogo y el flameo de las banderas que siempre nos acompañaron en nuestros shows.