Share

Discos: "Victoria"

Primer disco de El Club de los López, un grupo pop cuyo nombre fue inspirado por “Big Sur y las naranjas de Hieronymus Bosch”, un libro de memorias de Henry Miller, que en sus canciones navega en aguas del pop elegante con influencias de grupos como Coldplay, Keane, pero también del argentino Luis Alberto Spinetta.


El disco comienza con “Victoria” una melodía suave cubierta de colchones de teclados, con una base electro-pop que recuerda a los últimos tres discos de Coldplay, la banda de Chris Martin, pero que se torna muy argentina, cuando las voces traen reminiscencias de Spinetta.

En los estribillos, esta banda busca darle toques épicos a la canción para invitar al salto cubierto de alegría, con frescura, inocencia como para romper el bajón.

Ese camino se torna más hitero y power en “Oh!”, donde la base invita al salto nocturno, con vaso de margarita en la mano, con aires más discotequeros. “Juvenil” arranca con una acústica más movediza cercana al brit pop de The Coral y las voces bien spinetteanas, con una tracción más humana en la base, a pura melodía como para n hermoso atardecer playero.

“El Baile” recupera la base más de electro-pop, con un buen Groove de bajo y batería, una guitarra funky, sobre la que luego se montan diferentes efectos para meter de nuevo el álbum en una disco.

“Huella” trae las voces que homenajean a lo mejor del rock argentino, las guitarras se mezclan con los sintetizadores en un comienzo melancólico, que le van dando paso a unos coros al mejor estilo Paul McCartney y con el in-crescendo musical de toda la banda que gana espacio y potencia para darle una segunda mitad más épica a la canción.

“Equipaje” se suma con un comienzo más guitarrero y una base que va traccionando la canción y la empuja hacia adelante exudando optimismo. Y ese aire optimista se mantiene en “París” con los tres integrantes cantando a coro la letra, recitándola de manera eufórica, con una base a puro bombo vital.

“Chanson” esta cantada en francés y cuenta con arreglos de teclados de Leo Sujatovich, ex tecladista de Jade , la banda de Luis Alberto Spinetta, y tiene aires clásicos, melancólicos, barrocos.

“Camino” sigue con la melancolía ben elaborada, cuidada. “El tiempo es de cada cosa” arranca con una melodía en piano y un recitado suave

de una letra dedicada a los elementos como el Agua y el Fuego, a los que se suma el punteo suave de una guitarra, aunque el rumbo melancólico nunca deja de ser el objetivo. En esta canción también los arreglos corrieron por cuenta de Leo Sujatovich.

El disco concluye con la acústica “Fin” también melancólica arpegiada.