Share

Crítica: Verde, el blanco es un color

Sobresaliente disco de la banda Zanahoria.

Esperando que explote en algun momento, dado me acerco en términos de cercanía audible a la maravillosa agrupación Zanahoria de la mano de "Verde, el blanco es un color". Mezcla sugerente de mexicanisimo tono y aristas Jorge Drexler; "Verde" es un disco exquisito de sonido mutante y perfecto, un disco sumergido en la olla de la perfección como pocas veces se cocina una placa; de i-n-c-r-e-i-b-l-e edición gráfica (me remite a esos discos de musica Zen pero deja ver un gran halo de duda aquel famoso de-que-se-tratara esto color zanahoria).

Y para gusto de los comensales esta extraña ensalada naranja contiene además una prosa sorprendente para el género, que de la mano por ejemplo de temas como Muela (track 6 del disco) dan por sentado que las vivencias odontológicas están a la orden del día.

Ojo, a no encasillar: esto es pop en la medida más cautelosa y sutil y al mismo tiempo, más escandalosa de todas. Podemos convenir que el pop argentino no se caracteriza mucho por explayarse más alla de las delicias del baile... a sorprenderse entonces con Zanahoria, con la genial Como una ostra (tema 11) o la exhuberante Efímero (track 3, lo más cerca de Drexler que se puede estar).

Ocho aurelianos con puntillo para Verde.