Share

Rodrigo Manigot

Lo que no termina bien

Una luna enorme, de ficción,
ronda entre los cables de tensión.
¿Qué me hace pensar, malinterpretar,
que la noche en la ciudad y el olor dulzón de los tilos
me invitan a no volver, a no volver?
¿Cuándo voy a entender, cuándo voy a aprender
a huir de las cosas que no terminan bien?
Seis días con mi edad,
el séptimo un chaval de veinte, veintiún.
Otra vez el viejo Peter Pan
ronda la estación buscando bar.
Alguien debe andar, ese en quien anclar
para charlar y beber.
El socio ideal de los abrazos falsos
que brindaré, y olvidaré.
¿Cuándo voy a entender, cuándo voy a aprender
a huir de las cosas que no terminan bien?
Seis días con mi edad, el otro un chico más de veinte, veintiún.