Share

Rodrigo Manigot

Cuando éramos el mundo

El pasado se embellece solo haciéndolo correr.
El presente, al ser tan ancho, se comprime en el ayer.
Tal vez el tiempo sea este humo entre tus dedos.
El futuro lo sabemos, pero lo sabrás después.
Salís, caminás, y al caminar, pensás.
Y al pensar tan veloz, te abrís del reloj.
Escribís y, sin saber, en el momento en que escribís,
vas pintando las facciones de lo que está por venir.
Tal vez hacer canciones tenga un touch gitano.
Componiendo leo mi mano y me disuelvo en mi canción.
Salís, conversás y todo lo apuntás.
Todo se hace canción: del mundo a tu block.
El tiempo se hace trizas al crear.
Al final, vas a estar despierto en las cosas que inventás.
Cuando éramos el mundo, varias décadas atrás,
dábamos por descontada nuestra inmortalidad.
Pensar, llegábamos al alba sin ayuda,
recibíamos al sol y lo aplaudíamos de pie.
Igual hoy trabajás y perseguís igual,
como ayer, la canción
que irá a hablar por vos.
El tiempo se hace trizas al crear.
Al final, vas a estar despierto en las cosas que inventás.