Share

Ella es tan Cargosa

Sol

Sol andaba a contrarreloj, despertaba al atardecer.

Fue una especie de vacación,
Un feriado que me invente en la agenda de mi piel.

¡Las neuronas que donamos al verano aquel!,
gastándonos a cuenta la vejez.

Sol decía: “No hay droga peor que el amor,
Porque duele mas.

¡Las neuronas que dejamos en la arena, Sol!
Dos pálidos fantasmas, sin color.

Vos con tu pollera azul, aplaudida por toda la peatonal.

Siete días que son mil, si me pongo a recordar.
Terrible Sol.

¡Las neuronas que dejamos en las calles, Sol.

Y el mar, de noche, entero, para vos.
Y el humo de las risas y la tos.

No pude con el ritmo de tu loco, efervescente
Y confundido corazon.