Share

Taura

Aconcagua

Cada vez que mirés el cielo
que imaginamos despiertos
Cada vez que soñés con mares
cubriendo arena y viento.
Cada vez que matés el tiempo
esperando sentir el fuego.
Allí estaré para escudarte del dolor
Mi corazón invadirá tu soledad.
Los mares nos serán distancias al llegar.
Nuestra cima cuidaré.