Share

Pedro Aznar

Alas de la mañana

Doradas alas de la mañana,
en la ventana un pentagrama
se curva al resplandor.

La luz resbala, cae en picada,
hacia tu pelo envuelto en trama
que algún sueño le dejó.

Tu cuerpo despertó y tu amor
flota aún como el ámbar.
Como brisa de abril en guirnaldas,
lento beso al partir.

Tibias manzanas
al sol robadas,
mis manos buscan en tus aguas
que lucen tornasol.

Mi cuerpo amaneció
sabiendo el hondo sabor filigrana.
Recorro piel y color avellana
que la tierra pidió.

Labios, sed, cautividad,
mar, vendimia, gravedad,
presagios de cielo.

Sal, topacio, voracidad,
almizcle, vaivén, andanada vergel,
turbulencia, aguamiel.

El día se durmió
aplazado al calor, pasionaria.
Flor de fuego y rubor, iluminada,
habitada en los dos.

Doradas alas de la mañana,
sean las alas de esta mañana.
Alas de mi alma.