Share

Chala Rasta

Vienen

“... Tuvieron el valor y la habilidad de alumbrar
algunos de los rincones más oscuros.
Planeta de cinco soles, pronto de siete, inmortaliza,
petrifica el presente, dando a luz, valga la redundancia,
esta canción de cuna ...”

Vienen, desde alguna parte vienen,
a traer su risa buena,
a traer su vida nueva.

Vienen, de a pasitos pero vienen,
sus pies chicos no detienen
esa marcha arrolladora.

Somos de la tierra, fruta nueva, flor abierta.
Somos seres indefensos en busca de un gran amor.
De un gran amor.

Tanto, esperando esto tanto,
Que escapa de la miseria,
que se escapa de la guerra.

Tanto, anhelando esto tanto.
Sólo mi almohada confidente
sabe lo que se siente.

Somos de la tierra, fruta nueva, flor abierta.
Somos seres indefensos en busca de un gran amor.
De un gran amor.

Y yo, ajeno a todo lo que pasa,
me siento de la misma raza
y pongo el pecho a lo que viene.

La vida, si debo dejar la vida.
Cuenta siempre con la mía,
no hay mejor fin que un gran amor.

La muerte, si debo dejar la muerte.
Yo ya sé lo que se siente,
te doy mi resurrección.

Somos de la tierra, fruta nueva, flor abierta.
Somos seres indefensos en busca de un gran amor.
De un gran amor.

No importa la manera
ni que cansan ni que escuela.
Somos seres indefensos en busca de un gran amor.
De un gran amor.

No importa la abundancia
si es grande la esperanza.
Somos seres indefensos en busca de un gran amor.
De un gran amor.

De un gran amor.
De un gran amor.
Un gran amor.
Un gran amor.

De un gran amor.
Un gran amor.
Un gran amor.