Share

Caballito el 16

Gracias por el humo

Mi cerebro juega a la escondida con el tuyo
pero los dos se esconden
y nadie los encuentra
entonces nadie gana el juego
y todo vuelve a empezar

Encierro mis pensamientos en una jaula
y los bareo de vez en cuando
vos me mirás y pensás que todo esta mal
pero yo te tranquilizo
y doy medio trompo para atrás

Subo a la terraza de tu cabeza
a tender las palabras mojadas con saliva
y a esperar que un fuerte viento
las convierta en poesía
espero un rato, pero después me canso
y me voy a ver si llueve...