Share

Vox Dei

Mamalita

Un incesante divisar sin formas,
se evade a cada instante de mi cuerpo,
en él recorro los caminos todos,
y bebo nubes del azul del cielo.

Tornarme pájaro,
tornarme viento,
todo lo puede ese espiral abstracto
que gira en lo profundo del cerebro.
Puede acortar distancias,
como puede traer lo que llevó el tiempo,
divino misterio que horada sin esfuerzo
las murallas impuestas por el hombre,
sobre el suelo.

Porque no hay ley terrenal que pueda detener
el grandioso poder del pensamiento,
el grandioso poder del pensamiento.