Share

Pelvis

Tierra prometida

Son las tres de la mañana y el asfalto me devuelve una luna gris,
la carretera ya es parte de mí;
El viejo motor de mi Chevy late al ritmo de mi corazón,
los sueños van tomando forma a mi alrededor...

Me siento realmente vivo mientras voy pisando el acelerador,
no hay nadie que pregunte donde voy.
La radio me habla de un mundo tan lejano y tan ajeno a mí,
la tierra prometida espera, solo hay que partir...

Ohh, uoh uoh uohh, Por la carretera voy...