Share

Alan Sutton y las criaturitas de la ansiedad

Las vacas, Pereyra y la elite

Las vacas se enteraron de la industria
Y ahora ellas vienen por nosotros. .
Se enteraron que, por no tener
Lenguaje, ni comercio, ni equipaje,
Son de clase inferior.

La empatía de lo ajeno y de lo propio
Y la línea que divide su horizonte,
Pereyra se retuerce a preguntas
Cuando el insomnio y la culpa
No lo dejan en paz.

Pereyra es policía de la federal,
Preso de un conflicto
De índole existencial.
Él piensa mientras golpea manifestantes
que todo lo que él hace

Es funcional para una elite,
Una elite que te vigila.
Te muestran la violencia de abajo para tapar la de arriba.

Una elite, una elite que te maneja.
Serás expulsado del juego si emitís alguna queja.
.
El pobre se dio cuenta de que el rico
Lo engañó con papelitos de colores,
Se dio cuenta del engaño de la prensa
Como lo que ve y lo que piensa
Compra el mejor postor.

Pereyra se levanta desvelado,
Dispuesto a calmar sus ansias por las calles
Pero cuando abre la puerta
Diez mil vacas bien alerta
Lo sorprenden con bombas molotov.

Pereyra es policía de la federal.
Preso de un conflicto
De índole existencial.
El duda constantemente sobre su existencia
Mas cuando se le presenta la urgencia.

Él siempre es funcional para una elite, una elite que no le importa.
Te podés estar muriendo de hambre mientras ellos se comen la torta.
Y la elite pasa a manos de las vacas
Pero la historia no aprende y ahora matan humanos en masa.

Ya se van a caer.
Pero lo malo del poder
es que siempre vendrá otro
para cagarla después.
Cegados y ambiciosos
por el principio del placer
Y con ayuda de Pereyras
el orden podrán mantener.
Calladito la boca
Y a la cama sin comer.