Share

Feli Colina

Rita

Pienso que no pienso en nada, y en la nada me quedé. Mientras silbo su poesía, mientras le preparo un té, corre como corre el río, no hace lo que le conviene, se recuesta en el vacío si ya nada la detiene. Quiere mirarte a los ojos y que ya no sientas frío. Quiere pensar en algo y susurrarte al oído que ella es quien quiere ser. No puede dejar de armar solo frases sin sentido. No puede dejar de amar, siente latido a latido que siempre toca a destiempo, que nunca llega el momento. Con solo mirar afuera, la gente desespera. Que la vida es muy corta para andar perdiendo el tiempo. Que lo que mal acaba, nunca tuvo un buen comienzo y que no sabe como perder. Es llanto desconsolado y también la carcajada. Es toda besos y abrazos, y también la cachetada. Fue lo que querían que sea, fue ella misma y fue nadie. Fue la palabra perfecta, y la que menos sabe. Tiene en su haber mil amantes pasajeros. Tiene a todos sus amigos, tiene suerte, tiene miedo y solo es quien puede ser.