Share

Juanjo Scala

Con una larga tradición en el circuito alternativo del indie pop participando de bandas como Interama, Push Up, Suami y Caballos Rojos, Juanjo Scala finalmente presenta su primer álbum solista, Fluo. Producido junto a Luciano Chiesa Pastor, se trata de un trabajo de electro-pop novedoso, con melodías gancheras y texturas que le hacen honor a las radiaciones electromagnéticas de su título.

“Siempre quiero salir / cuando el cielo es fluo naranja”, manifiesta al comienzo del álbum en el tema homónimo, un pop electrónico con una melodía pegadiza que se combina con la voz suave y segura de Scala. Un riff sintetizado abre “Grito”, en donde se pone más empaquetado y directo. Nocturna y atractiva, “Caballo de niebla” continúa en la misma senda, con los sintetizadores como grandes protagonistas, ya sea creando líneas melódicas o colchones sonoros. “Hoy caerán los truenos / y una tormenta de placer”, anuncia en “Truenos”, una canción marcada por el temple rockero y erótico. “Pequeño corazón”, en cambio, juega más al funk juguetón con una estética de neón.

Sobre la mitad del álbum, Scala explicita sus intenciones musicales en “Eurodisco”. “No me importa nada, no tengo control / por arriba, en el espacio, estoy mejor”, declara desprejuiciadamente rodeado de bolas de espejos.“Me gusta el huracán / me gusta estar adentro”, confiesa en “Sentir”, donde baja la intensidad y el ambiente se vuelve más oscuro. Con una propuesta más orgánica, “Prenderme fuego” es una canción rítmica, cuyo estribillo aporta potencia ideal para el directo. Cerca del final, la secuencia de sintetizadores calmados en “Si vas” produce un momento hipnótico y da paso a “Las Flores”, una canción jovial que no necesita de palabras para transmitir su ímpetu aventurero.