Share

Mi Nave

Remera de Dios

Antes, cuando millones de colores
eran motivo de sorpresa de mis amigos invisibles,
podía hacer que todas las mañanas
fueran pasajes sin retorno de mis cotidianos días