Share

La Parla de Raviolo

En el ojo de la tormenta

Aunque sabes que está mal no reniegas de su voluntad
De la mano de Satán, vas hacia la curva final
En la cima del volcán, en el ojo del huracán
Siempre estás donde no debes estar, esa es tu debilidad.

No hay razones, hay licores
Que suavizan todos tus dolores
Y te escondes en los rincones
De los callejones, donde nadie te oye
(donde nadie te oye).

Dibujas en la soledad, universos de cristal
Cuando en la realidad tu universo se cubre de sal
En la cima del volcán, en el ojo del huracán
Siempre estás donde no debes estar, esa es tu debilidad.