Share

La Parla de Raviolo

Súbitamente

Viste que no había nada por ganar
Descubriste lo que se niega a mostrar
Fue la meca donde querías llegar
Ahora es la mueca que deforma el lunar
De tu rostro que está cansado
de tanto farolear.

Fuiste de ella solamente, te dejó así de repente
lamentándote súbitamente.
Fuiste ingenuo vanamente en salones poco decentes
lamentándote súbitamente.

Te enseñó sus dientes con animosidad
Te tuvo entre su gabinete especial
Ella fue de frente, vos sin reaccionar
Ahora es la mueca que deforma el lunar
De tu rostro que está cansado de farolear.

Fuiste de ella solamente, te dejó así de repente
lamentándote súbitamente.
Fuiste ingenuo vanamente en salones poco decentes
lamentándote súbitamente.
Coqueteando con la muerte elegantemente.