Share

Rodrigo Soler

El piano, corazón

Te regalo mi vida,
todo lo que tenés que hacer es desaparecer,
llevate mi corazón, es del montón
pero no puede soportar tu partida.

Te regalo mi alma,
igual ya no la voy a usar, te la podés quedar.
Mi orgullo es tuyo también, podés tenerlo de rehén
hasta que entienda cómo funciona el karma.

Pero por favor,
dejame el piano, corazón,
así te escribo una canción de desconsuelo.
Todo mi dolor,
hasta la última oración,
para decirte que te odio y que te quiero.

Te regalo mi historia,
aquellas vidas que viví, las noches que perdí,
y las que amaneceré, y te podés quedar también
todo lo que me hace perder la memoria.

Te regalo mis sueños,
los que no quise abandonar, los que llegué a rozar,
los que viví junto a vos, y lo que quede de los dos
te lo podés llevar a modo de premio.

Pero por favor,
Dejame el piano, corazón,
Así te escribo una canción de desconsuelo.
Todo mi dolor,
Hasta la última oración,
Para decirte que te odio y que te quiero.

Pero por favor,
dejame el piano, corazón,
así te escribo una canción de desconsuelo.
Todo mi dolor,
hasta la última oración,
para decirte que te odio y que me muero… por vos.