Share

Rodrigo Soler

Las flores inertes de la primavera

Compramos sueños baratos a precio de oro,
ansiamos amores que nunca la vida nos quiso prestar,
soñamos ganar el derecho a perder el decoro,
jugamos a ver cuántos miedos podemos matar.

Solemos dejarnos llevar por algunas quimeras,
sabemos que ciertos domingos no tienen piedad,
cortamos las flores inertes de la primavera,
juramos robarle al destino otra oportunidad.

Y nos burlamos de la muerte hundidos en el lodo,
y cuando ya no quede nada, lo querremos todo.

Rogamos pasiones prohibidas que valgan la pena,
cargamos con culpas que nunca podremos pagar,
cantamos las coplas al sol a la luz de las velas,
bailamos por todas las veces que no nos dejaron bailar.

Vivimos huyendo hacia el mar y encontrando desiertos,
buscamos las cartas marchitas que siempre nos hacen llorar,
crecemos con cada dolor y con cada aeropuerto,
vendemos el alma a cualquiera que no nos la quiera comprar.

Y nos burlamos de la muerte hundidos en el lodo,
y cuando ya no quede nada, lo querremos todo.