Share

Marilina Bertoldi

Marilina nació en Sunchales, provincia de Santa Fe, pero se instaló en Buenos Aires y estuvo al frente de la banda Connor Questa entre 2010 y 2015, cuando se dedicó de lleno a su carrera solista, que ya había iniciado paralelamente con el lanzamiento de un disco en 2011, "El peso del aire suspirado". Su hermana mayor, Lula, que formó Eruca Sativa, participó en este debut.

Las influencias de Bertoldi son variadas y entre ellas están las obras de Jeff Buckley, Nina Simone, Aretha Franklin, Björk, Thom Yorke y Gustavo Cerati, entre otros. Pero para dar a conocer su trabajo, Marilina comenzó a subir videos a YouTube, que luego tuvieron mucha aceptación.

Esta artista de raíces santafesinas armó, para la presentación de "La presencia de las personas que se van", su segundo disco, una banda soporte junto a Edu Giardina en batería, Luciano Farelli (que también fue el productor) y Guillermo Porro en guitarras y Daiana Azar en bajo y teclados. Durante el 2015 recorrió con su música gran parte del país, dejando en cada escenario una impronta de originalidad y potencia.

El tercer álbum de Marilina se llamó "Sexo con modelos" y llegó en 2016. Fue el primero después de la separación de Connor Questa. En la placa se notó el cambio radical del sonido y la estética de su proyecto como solista. El mismo se publicó en YouTube para escuchar de manera libre. Todas las canciones fueron compuestas y escritas por Marilina y la edición corrió por cuenta de Pelo Music. Fue producido, grabado y mezclado por Guillermo Porro, y masterizado en Puro Mastering. Las baterías se grabaron en Romaphonic y en el garage de la familia Azar.

En 2018 llegó "Racat", el primer corte de difusión del cuarto disco de la santafesina que se llamó "Prender un fuego" y, también a través del sello Pelo Music, se editó en septiembre de ese año. Este nuevo trabajo está producido por la mismísima artista junto a Brian Taylor (encargado también de la mezcla) y fue grabado en La Sonoteca y Estudio Átomo. El asesoramiento de mezcla estuvo a cargo de Lucas Gómez y Germán Taylor y estuvo masterizado por Matt Colton en Alchemy Mastering de Inglaterra.

Ese disco la llevó a ganar el premio Gardel de Oro, entregado por la Cámara Argentina de Productores Fonográficos, y se convirtió así en la primera mujer en ser reconocida con este galardón mainstream desde que lo ganara Mercedes Sosa en el año 2000.