Share

Antonio Birabent

El comienzo

Comenzamos una tarde de abril
a charlar sobre las cosas más sencillas
y en agosto me dijiste la verdad
es que quiero compartir con vos mi vida

todo esto me parece tan genial
y no entiendo nada de lo que nos pasa
cada día es un regalo para mi, con vos

dicen que el amor no dura nunca más
más allá de los primeros desengaños
pero yo te miro y no puedo pensar
más allá de este momento y de tus labios

comenzamos una tarde sin saber
que algún día llegaríamos tan lejos
lo recuerdo como un sueño tan ajeno
y tan nuestro, a la vez

comenzamos una tarde sin saber
que algún día llegaríamos tan lejos
lo recuerdo como un sueño tan ajeno
y tan nuestro, a la vez

comenzamos una tarde sin pensar
lo recuerdo como un sueño tan real

comenzamos una tarde sin pensar
lo recuerdo como un sueño tan real

lo recuerdo como un sueño a la vez