Share

Antonio Birabent

Puñaladas de espera

Puñaladas de espera, apenas si queda una luz.
El tiempo es confuso y parece que siempre fue ayer.
Puñaladas de espera, el ocaso ya llega.
O será que amanece.
Tal vez todo es inútil y tarde.
Y por eso los amantes se van.
Casi nadie acepta la espera, ni la oscilación pasajera.
Solamente hay urgencia y una euforia tan mal entendida.
Y por eso los amantes se van.