Share

Antonio Birabent

El fuego que está por venir

En el puesto pararon los dos.
Tomaron fernet, los autos vieron pasar.
Saben que es zona de riesgo: asolan posibles incendios.
Dos caminos de tierra.
Cuatro esquinas de campo.
Soledad, cuidando la soledad: alambres de púas y espinas.
Ruidos de lejanía, ellos dos aguardan y miran.
La montaña está viva, a ellos dos les da su gran bienvenida.
Viejos postes de electricidad.
Bordean el puesto camino al Huaico.
A través del polvo ellos sienten igual.
El cielo y el fuego que está por venir.
Ruidos de lejanía.
Es el fuego que está por venir.