Share

Antonio Birabent

Mujer de arrabal

Cómo camina la mujer que te ama, cómo se agita cuando llega a tu encuentro.
La ves llegar entre el ruido salvaje, ella suaviza y ella descansa. Aleja el mal puro.
Cómo camina la mujer que te ama.
Éxtasis ciudadano, tu amor reverbera en la vereda, rebota en cada gota de lluvia y se funde.
Ella es una mujer normal, ella no es una mujer para llorar.
Su eco llena y reparte su olor y su estirpe hacia el arrabal que ya no existe, hacia un fangal de pizpireta.
Sus deseos ocultos son los deseos de todos y de algún modo: entre un gesto y el azar volverás a caminar como la mujer que amo.
Ella es una mujer normal, ella no es una mujer para llorar.
Tal vez un error me puso de tu lado, tal vez en tu amor se vive equivocado, pero ahí quiero estar: en tu arrabal de mujer muy normal. Cómo camina la mujer que te ama.