Browse By

Las Diferencias: “El punto es creer en lo que uno hace”

Con un gran segundo disco, el trío de Caseros vuelve a sorprender y reafirmar que, a base de rock clásico, son una de las bandas más prometedoras de la nueva escena nacional.

Las Diferencias

Apenas el conjunto formado por Andrés Robledo (voz, guitarra y teclados), Nicolás Heis (batería) y Alejandro Novoa (bajo) lanzó su álbum debut, “No termina más”, en 2013, el romance con la prensa fue inmediato y también lo fue con un público que buscaba un sonido de los 60 y 70 pero en la actualidad, con sangre juvenil.

Aquel disco producido por Sergio CH (Los Natas, Ararat) recibió una lluvia de buenas críticas que parecían no detenerse nunca, que dejaron la vara alta, y una gran expectativa por un nuevo material, sabiendo lo peligroso que puede resultar esto en la cabeza de músicos jóvenes que pueden sentir la presión por colmar anhelos ajenos por encima de los personales.

“Puede ser que al principio teníamos en cuenta la poca o mucha repercusión que tuvimos –señala el cantante–. Me da la sensación de que salimos de la nada y de repente nos aparecieron muy buenas reseñas y comentarios sobre el disco. Por momentos te condiciona un poco. Pero si te enredás en esa, no podés ir para adelante. Recuerdo que Walter Broide (Los Natas, Poseidótica) me dijo una vez que tenía que hacer lo que quiera siempre y cuando lo sienta y crea en eso. Y de ahí en más seguí por ese camino”.

Las Diferencias es rock de la vieja escuela; como si sus integrantes estuvieran graduados de una universidad dirigida por Led Zeppelin, Cream, The Jimi Hendrix Experience, The Stooges, Color Humano y Manal y no tienen nada que envidiarle a la visión musical de Jack White. En su nueva placa, “Al borde del filo” (2016), suenan crudo, potente, sucio y virtuoso a la vez, clásico pero fresco, oscilan entre el punk y el blues.

Desde aquel despegue discográfico, se tomaron tres años para lanzar un nuevo larga duración de manera totalmente independiente. Robledo remarca: “Somos una banda que dependemos de nosotros mismos para hacer música, eso quiere decir que a veces hay que luchar contra viento y marea para llevar a cabo lo que tenemos pensado. Es una cuestión de conseguir recursos. Creemos que la música no es lo que era hace años, es realmente difícil mantener una carrera artística y es un peso que no es para cualquiera. El punto es creer en lo que uno hace, realmente creerlo. Nosotros por nuestro segundo disco dejamos hasta lo que no teníamos para hacerlo realidad”.

¿Qué diferencias hay con respecto a “No termina más”?

Hay más musicalidad, creemos que se puede sentir en “Misterio”, “Imaginación” y “Al borde del filo”. Por otro lado, es muy simple, no somos los que éramos en 2012 cuando grabábamos el disco debut, y en estos años fuimos juntando una pequeña experiencia pero también ganas de llevar la música de trío un poco más lejos.

¿Ese fue el objetivo a mostrar en esta nueva placa?

Quisimos mostrar algo diferente a lo que hicimos con nuestro disco debut. Nos gustan las bandas que van cambiando con el tiempo pero en esencia siguen siendo la misma. Tampoco podríamos estar haciendo el mismo disco una y otra vez. “Al borde del filo” tiene más variedad y estamos tratando de encontrar nuestra propia voz en la música, eso que pasa cuando escuchás dos notas y ya sabes quién está sonando. Estamos buscando el sonido de Las Diferencias con sinceridad y haciendo la música que nos mueve de verdad.

Un segundo disco suele tener el peso de sostener la potencia de un álbum debut, ¿fueron muy detallistas y exigentes con el sonido?

En cuanto a sonido y producción, teníamos todo muy claro en nuestras mentes. Sabíamos qué queríamos hacer, cuándo, dónde y de qué manera. Siempre hay un margen para intercambiar opiniones pero las ideas fundamentales, en cuanto a sonido y cómo queríamos que se escuchen estas canciones, las teníamos muy claras. No podemos dejar de mencionar a Marcelo Mascetti, quien lo grabó y conocemos desde 2014. Hubiese sido imposible llegar a hacer este disco sin él.

Una vez que lo escucharon terminado, ¿es lo que tuvieron en mente durante estos últimos tres años?

Sí. Pensamos que los discos son una foto del momento y “Al borde del filo” es una buena imagen. Lo teníamos pensado hace tiempo y realmente nos llevó muchísimo trabajo y le pusimos hasta el cuerpo. Me gusta que lo seguimos escuchando y nos sigue gustando, estamos muy orgullosos de lo que hicimos; pero para serte sincero, una vez que lo terminamos empezamos a pensar en el próximo.

Este álbum vuelve a dejar en claro cuáles son sus influencias musicales y el rumbo que parece sostener la banda, ¿cómo imaginan que serán sus próximos discos?

Más volados y arriesgados. Es muy fácil caer en lugares comunes con el trio de rock, y Las Diferencias tratamos por todos los medios de no quedarnos en esa y tratar de darle frescura a nuestra música.

¿Cómo queda la amistad en el grupo una vez que terminan de grabar un álbum?

Lo que queda resentido es la mente y el cuerpo. Pasamos muchas situaciones de toda índole y ya nos conocemos los tres en todas. Nunca se sabe qué va a deparar el futuro pero mientras podamos seguir haciendo música ahí estaremos.

Las Diferencias se presentan el sábado 21 de enero, a la medianoche, junto a El Perrodiablo, en Club V. Av. Corrientes 5008, CABA.