Browse By

Josefita tiene baile para rato

La banda de Villa Lugano lanzó su tercer disco de estudio y ahora se prepara para explotar The Roxy.

“Baile para rato” es el tercer disco de la banda, grabado entre noviembre de 2015 y marzo del 2016 por Martín Pomares en estudios Romaphonic, Santiago Vilas en LodeSanti Records, Diego Guagnini en Bantu y Felipe Fernández en Submarino Naranja.

“Es el mensaje de lucha y resistencia que Josefita quiere contar y cantar. El barrio, el rock, la amistad y el carnaval son las defensas más genuinas en este mundo complejo y amenazante”, expresaron sus integrantes.

Lanzado en vivo en julio del 2016 en La Trastienda Samsung, presentado en escenarios de Capital y Gran Buenos Aires, con un gran show presentación en Rosario y una gira que perfila un 2017 prometedor para Josefita.

Tres años separan a “Sur” de este nuevo material. ¿Cómo se gestó?

Pablo: Este último disco lo trabajamos de una manera diferente a los demás. En los dos anteriores siempre que terminábamos veíamos cosas que nos hubiese gustado hacer de otra forma. En este caso lo trabajamos durante un año, todos los integrantes de la banda presentaron sus canciones y las llevamos a la sala. Las grabamos de manera casera para laburar más fino y avanzar en un proceso largo, hasta llegar a este disco.
La producción estuvo a cargo de Santi, que es el tecladista de la banda y tiene los conocimientos con los que nos sentimos bien representados. Él labura desde siempre en estudios y siendo parte de la banda entendía lo que pretendíamos lograr. La verdad es que quedamos súper conformes con el resultado.

¿Qué concepto tenían en mente?

Pablo: Justo el disco venía acompañado por los diez años de la banda que cumplimos en 2015. Entonces ya veníamos con una idea de la lucha del under, la continuidad y seguir las emociones. Cosas que fuimos tomando en nuestra carrera y nos gustaron. A su vez, cuando presentamos las canciones notamos que estaban todas bastante hermanadas. Si bien son distintas hay un concepto muy parecido.

¿A qué le pusieron foco en cuanto a lo técnico?

Pablo: Lógicamente, queríamos avanzar hacia un sonido lo más profesional posible. Siempre que está por salir un disco uno se pone a escuchar grandes materiales y, a la vez, discos de bandas o solistas actuales que están laburando en primera para tratar de equipararse.
Buscamos crecer en ese aspecto y mejorar el sonido de todos los instrumentos para lograr la fuerza del vivo. Lograr ese concepto de lo natural y que no hubiera cosas que no pudiéramos defender arriba del escenario.

¿Por qué la decisión de grabar en Romaphonic?

Pablo: El disco anterior lo grabamos en Roma Roma, que es el estudio que tienen ellos en Pilar. Grabamos la batería, el bajo y quedamos súper contentos por la forma de laburo. En ese momento siempre surgen presiones y se quiere aprovechar los tiempos, porque cada momento que se estira repercute en el bolsillo de la banda. La verdad es que la experiencia que hemos tenido fue buenísima y la quisimos repetir en Romaphonic.

¿Cuánto tiempo les llevó?

Pablo: Al estudio fuimos con todo súper armado y cada uno sabía lo que tenía que tocar. De hecho esta vez hicimos algo distinto, que fueron las referencias para la batería. Estaba todo por pista y armado en función al equipo de trabajo.
Es importante no tomar decisiones cuando te aprietan el reloj o la ansiedad, porque los tiempos de un disco no siempre se cumplen según las proyecciones que uno tiene.

Eligieron un arte de tapa bastante particular.

Pablo: El arte lo manejamos con Diego Arias, como en los discos anteriores, que es un artista amigo que siempre se encargó de ponerle imagen a nuestra música. Fuimos planteando algunas ideas y dejamos que volara mucho en el contenido del libro y se inspirara en las canciones. A su vez, le pusimos énfasis en la tapa y contratapa. Nos gustó mucho la idea de un refugio en el que estábamos tanto los músicos como la gente que labura con nosotros y el público.

¿Cómo definirías al público de Josefita?

Pablo: Es un público con mucha energía, muy afectivo y agitador. También tenemos la suerte de que nos acompañan muchas familias, entonces se torna algo cuidadoso. La otra vez estábamos tocando en La Trastienda y, además de la gente que hacía pogo, se veía en un costado una persona con un nene chiquito a caballito. Ahí te das cuenta de cómo la gente los cuida. Eso está buenísimo y resulta gratificante que el público nos acompañe siempre.

¿Qué te llevaste de aquel lanzamiento en La Trastienda?

Pablo: Era una fecha muy esperada porque representaba la oportunidad de que la gente se llevara este trabajo que tanto nos había costado. Además, fue un año en el que tocamos muy poco, así que estábamos ansiosos. Habíamos dado unos shows en Capital, Rosario y La Plata, pero nos faltaba eso.
Resultó una noche hermosa y nos sorprendimos mucho cuando abrimos con uno de los temas nuevos porque lo cantaron un montón. Las canciones solamente estaban subidas a Spotify y a nuestro canal de You Tube, sin embargo ya parecía que se las sabían.
No llegamos a tocar todo el disco porque cuando hay muchos temas nuevos a veces el show se torna poco dinámico, pero nos llevamos una linda sorpresa.

¿Qué planes tienen para el 2017?

Pablo: Es un año al que estamos apostando fuerte y es la primera vez que empezamos con un show nuestro tan temprano en Capital. El año pasado se nos fue casi todo el esfuerzo en el disco y este lo proyectamos en salir a tocar y presentarlo acá. A su vez, queremos ir a Rosario, La Plata, Mar del Plata y Córdoba, entre otros.
Va a ser un 2017 fuerte en Capital, así que esperamos mucho laburo y alegrías. La próxima fecha será el 10 de febrero en The Roxy y ya tenemos armada una lista extensa, donde tocaremos el disco nuevo más los clásicos de siempre.

¿Contemplaron la idea de un nuevo videoclip?

Pablo: Sí, estamos pensando en concretarlo una vez que pase la fecha del Roxy. Seguramente nos juntaremos a rodar para presentarlo a mitad de año. Por ahora estamos analizando diferentes opciones.