Browse By

De acá a Japón, con Nadin

El cuarteto estrenó un documental que registró durante gran parte de la gira realizada en octubre del año pasado en las ciudades de Tokio, Osaka, Kioto y Matsudo.

En septiembre de 2016, Nadin editó el tercer álbum denominado “A través del fuego”. El mismo contó con 5 nuevas canciones que fueron presentadas con una gira de 3 shows en Brasil y 9 en Japón, donde la banda tocó en las ciudades de Tokio, Osaka, Kioto y Matsudo.

Luego de realizar varios recitales en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, la banda porteña continua promocionando su último álbum y trabajando en un próximo disco.

¿Cómo se dio la posibilidad de armar una gira por Japón?

Nadin: Anteriormente habíamos hecho la gira en Estados Unidos y Chile; y cuando Nicolás nos preguntó qué pensábamos de Japón, lo primero que se nos vino a la mente era que estaba re lejos.
Nosotros somos niños de los ’80s y si nos ponemos a pensar en las cosas con las que crecimos, muchas de ellas fueron japonesas. A partir de ahí lo empezamos a considerar como una posibilidad. Investigamos la movida que había allá de nuestro estilo y sin querer fue tomando dimensión real.

Nico: Fue una decisión que tomamos hace cuatro años, de empezar a viajar con la música y no cerrarnos a posibilidades. Primero se dio con Estados Unidos, repetimos eso después, y seguimos en Chile. Nos dimos cuenta de que había movida en otros lados, hasta en Europa y Japón.
Si bien era un poco diferente a lo que veníamos haciendo, estaba dentro de esta misma ideología de hacer un esfuerzo en salir a tocar para conocer cosas diferentes y nutrirnos de eso. Era como una aventura ninguno de nosotros cuatro había ido aún.

Tampoco tenían amistad con gente de allá

Nico: Al principio, nada. Después, cuando empezamos a trazar la línea de cómo iban a hacerse las cosas, encontramos gente que nos dio una mano. Por otra parte, fue una inversión de tiempo, dinero y recursos.
Yo soy el que por lo general arma los shows y a veces no es tan grato mandar un mail para tocar en Argentina y que las respuestas sean poco felices.
Por el contrario, cuando escribimos para hacerlo en otros lados, incluso en Tokio, nos respondieron que les encantaría. Nos propusieron armar los shows con bandas de nuestro estilo, nos consultaron si teníamos lugar donde hospedarnos y hasta nos comentaron que podían cobrar una entrada y quedarnos con una parte. Entonces, cuando la gente nos pregunta por qué nos vamos tanto de gira, pasan estas cosas que son un incentivo para las bandas.

Una vez que recibieron respuesta de todos esos lugares donde querían tocar, ¿cómo diagramaron el viaje?

Nadin: Proyectamos un tiempo en el que íbamos a estar y las posibilidades de viaje. A partir de ahí salió también la idea de tocar en Brasil y después irnos a Japón. El empuje de todo esto siempre fue experimentar cosas nuevas y poder llevar lo que hace uno hace como músico a otros lugares. Eso es que más enriquece y con lo que soñamos.

Nico: A su vez, nos interesó el tema del intercambio. O sea, salir a tocar afuera, pero también que otros vinieran y se genere un vínculo. Con los chicos de Chile quedó una hermandad divina que amagamos todo el tiempo con ir y que ellos vinieran.

¿Surgieron fechas adicionales al momento de arribar?

Nico: No, teníamos todo armado porque en Japón no hay improvisación. Vos vas a mandar un mail hoy y te van a dar una fecha para diciembre.

¿Encontraron un abanico de lugares y bandas similares a nuestro país?

Nadin: Sí, nosotros estuvimos sólo en cuatro puntos: Tokio, Osaka, Kioto y Matsudo; pero fuera de esos lugares hay un montón más. De hecho nos encontramos con bandas de Malasia y de otros países que también estaban girando.

Nico: En lo que refiere a Asía, es uno de los países que tiene movida cultural más fuerte. Por ese motivo muchas bandas van.

¿Cómo manejaron el tema del hospedaje?

Nadin: Había posibilidades de quedarnos en ciertos lugares, pero como nos íbamos a mover bastante y teníamos mucho equipaje, optamos por alquilar un departamento para los cuatro en Tokio, donde hicimos base. Sólo una vez pasamos una noche en la calle porque nos equivocamos al momento de sacar un colectivo.

¿Qué tal esa experiencia?

Nadin: La verdad que fue lo más tranquilo del mundo. Había mucha gente borracha, porque toman mucho alcohol allá.

Nico: Tienen mucha producción nacional de cerveza e infinidad de marcas. Fuera de eso, una noche también dormimos en la casa de la persona que produjo las fechas de Kioto y Osaka. Nos propuso quedarnos y cocinarnos. Tenían una cosa muy de anfitriones y de querer hacerte sentir bien.
Otra cuestión a la que tuvimos que enfrentarnos fue el tema de que en Japón las calles no tenían nombre, sino que en los barrios habían subdivisiones y después cada manzana tenía un número. A su vez, en cada edificio figuraba un número que no era correlativo, sino que se vinculaba al momento en que fueron construidos.

¿Qué sensaciones les transmitió el primer show?

Nadin: El primero quedó muy bien registrado en el documental porque mostramos, entre otras cosas, la prueba de sonido que fue durísima.

Nico: Por una cuestión de costos viajamos sin sonidista, entonces cada lugar a donde íbamos tenía el suyo.

Nadin: Fue manejarnos a través de señas. Sin embargo fue el show que más disfruté, porque en la mitad me di cuenta de que estaba tocando en Japón y encima la respuesta de la gente era buena.

Ustedes manejaban bien el inglés, pero ellos no.

Nico: Claro. Había una cosa muy bien armada allá y era la de entregarnos dos planillas. Ahí ponías la lista de temas, cómo querías que te armen la mezcla, las luces, etc. Todo muy prolijo… pero en japonés!
Tuvimos un poco de suerte porque antes de viajar contactamos a un chico youtuber que creó un canal de hijos de japoneses criados en Argentina, que luego volvieron. Nos recibieron e hicieron unos videos sobre nosotros. Luego nos acompañaron al primer show y nos explicaron todo.
Compartíamos camarín con una banda de chicas que estaban disfrazadas y no paraban de plancharse el pelo, pero no nos hablaban. Al principio no sabías si era rechazo, pero con el correr de los días nos fuimos enterando de la cultura. Resultó que les daba mucha vergüenza, y lo veían como una falta en ellos, el no poder comunicarse.

Nadin: Más allá de la barrera del idioma, era gente muy predispuesta y sonó muy bien. En el momento de tocar nos unió la música y nos entendimos de esa manera.

¿Les explicaron por qué no incorporaban otros idiomas?

Nadin: Aprender y escribir japonés ya es muy difícil para ellos, así que incorporar otro idioma lo es más aún. De hecho no todos lo hacen de manera completa y durante mucho tiempo tuvo que ver con el escalafón social al que pertenecían.

Nico: A partir de la globalización los jóvenes “se norteamericanizaron” en cuanto a la ropa, pero sigue siendo un país sumamente nacionalista.

Nadin: Recuerdo que al finalizar uno de los shows, un chico me escribió “gracias por venir” y hoy por hoy nos siguen firmando en nuestro Facebook. En todo momento hicieron un esfuerzo enorme para transmitir que les gustó.

¿Ya tenían en mente hacer un documental de la gira?

Nadin: Tratamos de hacer documentales en cada lugar al que vamos. El único donde no lo logramos fue en Chile, porque fue muy cortito, pero vamos a volver para concretarlo.
La idea inicial fue que la gente que siguiera nuestra música, pudiera acompañarnos de alguna manera en una experiencia de ese tipo.

Nico: No lo planteamos como un ejemplo, pero sí nos interesó compartirlo desde una banda independiente que decidió encarar un proyecto. Quizás de esta manera a otros grupos también les podía picar el bicho de ver a cuatro pibes que se comprometieron y lo hicieron. Darse cuenta de que conlleva una inversión de dinero, pero no es necesario esperar a que venga un súper sello para lograrlo. Simplemente es una cuestión de sacrificio, de tomar decisiones y, principalmente, de ponérselo como meta.

Nadin: Yo viví la experiencia de formar parte de un sello y ahora que soy independiente no cambiaría esas libertades de elegir la música que me gusta y dónde tocar.

Nico: Hoy apuestan al ganador y lo contratan cuando ya salió campeón del mundo tres veces. Entonces no existe un compromiso de desarrollo con las bandas por parte de las empresas. Por eso la cuestión independiente tiene mucho valor para nosotros al momento de poder tomar las decisiones.

¿Qué proyecciones tienen para lo que resta del año?

Nadin: Recién lanzamos el disco “A través del fuego”, que lo presentamos en la gira, y la idea es tocarlo en todos lados. La realidad es que nunca dejamos de trabajar, cuando no estamos componiendo estamos grabando o viendo dónde giramos.

Nico: Vamos a estar tocando en Buenos Aires y alrededores. Probablemente volvamos a Rosario y a otros lugares más que estamos definiendo. Extrañamos amigos de otros países y eso a veces nos hace volver. A su vez, queremos abrir caminos a donde aún no lo hicimos, como zona oeste.