Browse By

Crítica: “La humanidad o nosotros”

Illya Kuryaki & the Valderramas presentó su octavo disco de estudios: “La humanidad o nosotros”, que ya está disponible en Spotify para escuchar, fue producido por la banda.

ikv

“L.H.O.N.” fue grabado en cinta analógica abierta, aprovechando las cualidades sonoras de este material que parece nunca haberse extinguido pese a los avances de la vanguardia digital de la modernidad. Si bien tiene un puñado de fundamentos técnicos, el uso de estas señales análogas -explicado en criollo- dan un sonido final más puro y fidedigno, o real para el oído. Además, hubo un aporte de cuerdas de la Filarmónica de Praga y los vientos estuvieron a cargo los Hornheads, que trabajaron con Prince. La mezcla se hizo en Los Ángeles.

El dúo Spinetta-Horvilleur & cía volvió a hacerse cargo de la producción íntegra en este material, como en los viejos tiempos, cuando IKV quería desasociarse de esa imagen impuesta e inquisitoria de raperitos o hijos de. Precisamente eso ya es historia porque “La humanidad…” suena funky, soul y muy influenciado por el pulso latino, con colaboraciones de lujo como las de Natalia Lafourcade (“Ey, Dios”) y el cantante de r&b, Miguel (“Estrella fugaz”).

Las letras de algunas canciones tienen infaltables referencias a las mujeres sensuales, la noche, el baile erótico y el chamanismo urbano; una lírica recurrente de los IKV que siempre suena seductora. Pero en este regreso ya consolidado del dúo argentino se nota la madurez en la composición, en el juego con la voces, los falsetes, las sílabas barrocas y ese concepto de world music que los ubica entre las bandas más representantes de la música latina. El mensaje es mucho más sensible, esperanzador y romántico que en “Chances” (su predecesor) o en cualquiera de los anteriores. Uno de los cortes del disco, “Sigue”, suena como BSO de una película de Pixar, en cambio “Gallo negro” es un mambocumbia latino, con alma de hit. Las bases siguen siendo las mismas aunque con un sentido mucho más espiritual.

No hay ninguna duda de que cuando una banda produce sus propios álbumes hace lo que quiere y saca a relucir aspectos renovadores. “L.H.O.N.” es el disco más particular de Illya Kuryaki, trabajado en las melodías y con mucha variedad rítmica.