Browse By

Crater Amentia: “Todo es aprendizaje”

El conjunto cordobés de rock lanzó su interesante primer disco: “Los reflejos de mi espejo”.

Crater Amentia. Foto: Juli Fernández

Crater Amentia. Foto: Juli Fernández

Gabriel Arias (voz), Paúl Tejerina (voces y guitarra), Matías Peinado Ciol (bajo), y Juan Cruz Ortega (batería) conforman Crater Amentia. Las ganas de grabar un larga duración debut comenzaron en 2013, y un año después, luego de algunos cambios en la formación, esa ansia se convirtió en realidad con las primeras maquetas. A medida que avanzaban en el proceso de grabación fueron apareciendo nuevas cuestiones, como la compra de equipos, instrumentos y la idea de contar con un la mirada y opinió de alguien externo, relata Tejerina y agrega: “Fue luego de la reunión con Jorge Galizia, nuestro productor, que decidimos que íbamos a meternos en el estudio de grabación, y plasmar todo lo que veníamos maquinando hace tiempo, pues la cosa ya se venía poniendo interesante y concluimos en que le íbamos a dedicar la seriedad y el tiempo que requería”.

Para la banda, la inexperiencia de algo nuevo hizo que que al principio todo resultara difícil y que sea un laburo que requirió aporte físico, mental y espiritual. “Era una especie de mezcla entre amor y odio, y es increíble cómo te afecta a lo largo del trayecto del disco –señala el guitarrista-. A veces en una semana no salía una canción, y otras veces caía del cielo en cinco minutos; a veces una letra tardaba meses en completarse, y otras veces en una tarde de domingo”.

¿Quedaron conformes con el resultado final del álbum?

Antes de escuchar el resultado final, nos sentíamos realizados, pero no completamente llenos, como con un espacio al que le faltaba algo, un espacio que se llenó de paz cuando tuvimos la primera escucha del material terminado y masterizado. Realmente nos gustó mucho, y esa sensación de alivio, de mirarte con tu compañero de banda y sonreír, después de tanto laburo, como asintiendo con la cabeza, pareciera ser todo lo que se buscó desde el principio.

¿Qué canción es la que mejor los define?

Tenemos dos, una que habla más de lo musical y nuestra esencia, que es “Palabras Oxidadas”, y otra que habla más del momento que pasábamos cuando grabamos nuestro primer disco, que es “Reflejos”. La primera, tiene mucho de las cosas que nos gustan hacer musicalmente, tiene cortes, silencios, guitarras poderosas y riff definidos, y habla de cómo somos, de lo que nos gusta hacer y cómo nos presentamos ante el mundo. “Reflejos”, además de ser el corte, surge a partir de una vieja canción en la que hablábamos de todas las personas que es uno mismo; y al momento de hacer el álbum veíamos todo muy desde esa perspectiva, la cara que uno tiene hoy es muy distinta de la de ayer, y por supuesto de la de mañana.

Han pasado por algunos cambios en la formación, ¿afecta esto al sonido y la evolución de la banda?

Totalmente. Si bien siempre apuntamos para una determinada atmósfera en cuanto a lo musical, la llegada o ausencia de los músicos que pasaron por Cráter fue crucial para lograr el producto que tenemos hoy, el que se sigue alimentando y nutriendo no sólo de las bases que siempre tuvo, sino también de la de los nuevos integrantes, ya que todo es aprendizaje, todo es enseñanza, y hay que aprovecharla. Hoy Cráter está mostrando el disco en vivo lo más que se pueda, con ánimos de atravesar los límites de las distancias y poder mostrarlo cada vez a más personas; y a su vez, en la sala, en el ensayo, se pulen nuevas ideas que van surgiendo y se van probando en los shows, que si todo sigue bien podrán sonar en un próximo disco.

¿Para dónde imaginan que puede ir el sonido del próximo disco?

“Arabia”, “música persa”, “turca”, “hindú”. Son palabras que son recurrentes en las charlas de mates antes de cada ensayo, y que de a poco aparecen reflejadas en las zapadas previas a la lista de temas que preparamos para los shows, y se van armando cuestiones muy interesantes, que además nos ayudan a desplegar la identidad propia de la banda, dejar una marca, un rastro, un cráter, con nuestra locura, una sincera locura.