Browse By

Brinsley Forde: “Los políticos se van a destruir ellos mismos”

El cantante original de Aswad, que llegó a la Argentina con el Dub Festival, cuenta las lecciones que le dejó el reggae. Entrevista exclusiva con él, Dennis Bovell y Matic Horns.

De vez en cuando, los fanáticos del género jamaiquino reciben una alegría. El año pasado les tocó a los ingleses: en el festival One Love, de Londres, se juntaron Brinsley Forde (Aswad), David Hinds (Steel Pulse) y Dennis Bovell (Matumbi). Una verdadera reunión cumbre del reggae británico. El proyecto se llamó “Three the hard way”, y la idea fue demostrar que existía una verdadera comunión entre los músicos.

En 2017, la suerte nos tocó a los argentinos: Forde y Bovell llegaron al país para girar con el Dub Festival, una serie de conciertos itinerantes que ya los tuvo en Niceto –¡con Mad Professor!- y en The Roxy Live, y que continuará por varias provincias. Además, vinieron con Henry “Matic Horns” Tenyue (trombonista de UB40, Aswad, Matumbi, Linton Kwesi Johnson, entre otros).

Foto: Duda Morais

La backing band es Dub Natty Sessions, un grupo venezolano que colaboró con Steel Pulse, Alpha Blondy, Lee Scratch Perry y Dennis Brown. Y como si fuera poco, se sumó el bajista de la banda brasileña Leões de Israel –Edu SattaJah-.

La dinámica de los shows deja satisfechos a todos: hay dub, rocksteady, soundsystem, clásicos (como “African children” y “Not satisfied”, de Aswad), y también lugar para temas recientes (en Capital Federal, Bovell presentó “Fall babylon”).

Rock.com.ar charló mano a mano con los tres exponentes británicos.

-Dennis, empezaste haciendo de backing band para jamaiquinos como Derrick Morgan, y ahora estás del otro lado: tenés un grupo que toca tus temas. ¿Qué te genera?

Dennis Bovell: Me hace sentir bien, y me demuestra que logré algo. Hoy muchos estudian música porque quieren tocar reggae, y desean evolucionar en el género. Estuvo mucho tiempo el mito de que esto sólo podían hacerlo los jamaiquinos… y a mí, un montón de gente me dice que le gusta el reggae británico. Claro que si una comida latina se cocina en otro lado, va a saber distinta. La pizza argentina, por ejemplo, es diferente de la italiana. Con el reggae pasa igual: hay varios ingredientes y sabores. Las raíces empezaron en Jamaica, ahí es donde la semilla se plantó y creció. Nosotros probamos la fruta, y la modificamos para que se ajustara a nuestro paladar. Por ejemplo, en todo el mundo el vino se hace con las uvas. Pero al provenir de diversas partes, las frutas varían.

-Y esos artistas que llegaban desde Jamaica, ¿eran amables con vos?

DB: Sí. Johnny Clarke, Derrick Morgan y Pat Kelly tenían la apertura mental suficiente como para decirnos: “Vamos a darles una oportunidad a estos chicos” –se refiere a Matumbi-. Me gusta pensar que éramos lo suficientemente profesionales como para entregarles lo que querían, y llevarlo a un terreno distinto. Después inventamos nuestra propia clase de reggae, que llamamos “lovers rock”.

Dennis, que también produjo a Madness y que es la voz invitada en “Bastará”, de Los Cafres, agrega: “Con la Dub Natty Sessions somos un híbrido: nosotros, los del contingente británico, nos aliamos con la camada latina para crear un sonido diferente y presentarlo en la Argentina”.

Foto: Duda Morais

-Brinsley, el año pasado hicieron algo parecido: se juntaron vos, Hinds y Bovell para tocar en Inglaterra. ¿Tiene alguna relación con esto?

Brinsley Forde: No, ese es un nuevo proyecto que mezcla a los cantantes más conocidos del roots británico: David con Steel Pulse, Dennis con Matumbi y yo con Aswad. Lo armamos para mostrar que estamos unidos. Para agregar a lo que decía Bovell… en un principio, el reggae inglés era visto como falso o sin sentimiento. Pero tal como nuestros hermanos latinos aprendieron y entendieron cómo tocarlo… ¡nosotros también! Así que el círculo se completa. Hay gente de Jamaica o de Canadá que me dice que se metió en esto por Steel Pulse, por Aswad o por Matumbi. El refrán de “nadie es profeta en su tierra” es cierto, ¿no? A nosotros nos admiran cuando viajamos. Pero igual seguimos las lecciones que aprendimos de la música.

-¿Como cuáles?

BF: Bueno, para mí, el concepto de “rastafar-I”. Yo ya no tengo mis dreadlocks, pero todas las enseñanzas están conmigo. El mundo está en problemas. Los países ya no eligen a presidentes, sino a “títeres empresariales”. Es una industria, y los líderes generalmente son las marionetas. En el medio de toda esta confusión, es lindo tener al reggae trayendo algo de paz y unidad. Al final del día, los políticos se van a destruir ellos mismos. Nosotros –lo dice por los miembros latinos de la Dub Natty Sessions- hablamos un lenguaje distinto, ¿pero qué nos junta? I&I y el roots.

Foto: Duda Morais

-Henry, una de tus primeras bandas fue Matumbi, y luego participaste de Aswad. De alguna manera sos el link entre ellos…

Dennis Bovell: ¡Es el enlace perdido! (risas).

-¿Cómo fue la primera audición? Sé que te acompañó tu hermano: vos tocabas el saxofón y él la trompeta.

Matic Horns: Sí. El bajista Eaton “Jah” Blake, de Matumbi, fue a arreglar su auto a un garage donde trabajaba mi hermano, y él le contó que nosotros tocábamos. ¡Pero yo estaba estudiando para ser arquitecto! (risas). Cuando volvió a casa, me dijo: “mañana tenemos una sesión en tal lado”. Como no teníamos instrumentos, tuve que correr a comprar un saxo y mi hermano vendió su auto por una trompeta.

Foto: Duda Morais

-¡Y ni siquiera sabían si iban a quedar!

MH: Claro, nos estaban probando. Al final terminé tocando el trombón, porque Dennis tenía uno.

DB: ¡Era el que yo usaba en el colegio! (risas). Y le fue muy bien, de hecho al instante quedó en la banda.

MH: La primera canción que tocamos fue “Blue beat & ska”.

-Tengo entendido que también “Guide us”, ¿no?

MH: ¡Oh, sí! Te sabés la lista. Bovell además empezó a llamarnos para sus producciones solistas. Así me junté con Aswad.

-Y luego, con Linton Kwesi Johnson.

MH: Sí, eso fue al toque. Matumbi me posicionó en la escena, y Dennis fue mi maestro.

BF: Hay más links. Hace unos años, a Bovell lo culparon por un crimen que no había cometido. En aquel momento fue un gran problema. Y los guionistas Franco Rosso y Martin Stellman usaron la idea para “Babylon” (película estrenada en 1980). Éramos una gran familia, hacíamos todo juntos. Los Rolling Stones, los Beatles, e incluso Rod Stewart nos pedían sesionistas. Esa misma unidad es la que venimos a mostrar a la Argentina.

El Dub Festival seguirá el viernes 3 de febrero en La Plata (Teatro Ópera), el jueves 9 en Pergamino (El Nacional), el viernes 10 en Rosario (Teatro Vorterix) y el sábado 11 en Córdoba (Refugio Guernica). ¿Se agregarán más shows?